Decisión de la Corte Suprema sobre DACA: Esperanza Incierta para los Dreamers

DACA recipients and their supporters celebrate outside the U.S. Supreme Court building in Washington June 18, 2020. (CNS photo/Jonathan Ernst, Reuters)

Click here to read in English.

Diecinueve años es mucho tiempo para aferrarse a la incierta esperanza de que un sueño se haga realidad. Aunque han habido muchas versiones, el Development, Relief, and Education for Alien Minors o DREAM Act apareció por primera vez hace casi dos décadas en agosto de 2001, como un esfuerzo bipartidista para proporcionar un camino hacia el estatus legal para aquellos que como menores emigraron a los Estados Unidos sin autorización. Para los más de 700,000 Dreamers, los beneficiarios potenciales del DREAM Act, su razón para tener esperanza se volvió más justificable.

El jueves pasado, la Corte Suprema de los Estados Unidos emitió su decisión en el Departamento de Seguridad Nacional v. Regentes de la Universidad de California, declarando “arbitraria y caprichosa” la orden de la administración Trump de poner fin a DACA, un programa que ha impedido la deportación de inmigrantes calificados. Aunque el fallo de la corte brinda alivio, palabras como “diferido” y “temporal” siguen siendo las más adecuadas para describir el suspenso en el que los Dreamers continúan encontrándose.

En septiembre de 2001, sólo un mes después de la introducción inicial del DREAM Act, las esperanzas se desvanecieron. En nombre de la lucha contra el terrorismo, el sueño de un futuro seguro para miles de jóvenes inmigrantes se convirtió de repente en una pesadilla de seguridad nacional, alimentada por la xenofobia. Este episodio de sentimiento anti-inmigrante ha empapado nuestro discurso nacional desde entonces, e increíblemente, diecinueve años después, el sueño aún se difiere pero no se pierde.

Aunque el DREAM Act aún no se ha aprobado, el presidente Obama promulgó en 2012 una política provisional menos controvertida conocida como Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA). DACA permite el ejercicio de la discreción para retener el procesamiento legal de las violaciones de migración cometidas por niños que no tuvieron otra opción en la decisión de sus padres de violar la ley. Sin embargo, sin autorización del Congreso, DACA carece de un camino hacia la residencia permanente. Requerir a los elegibles presentar una solicitud cada dos años para evitar el procesamiento, es simplemente una promesa de que los beneficiarios de DACA no serán deportados por ahora.

La vida como beneficiario de DACA

Mientras tanto, tú, que siempre te has preguntado qué continuará siendo diferido, tu sueño, o tu deportación, has sido mi vecino, mi compañero de clase, de trabajo y mi amigo. Has crecido junto a mí, un estadounidense entre los estadounidenses. México, de hecho, es más extraño para ti que para mí porque he tenido el privilegio de viajar allá. Para ti, un viaje para ver a tus abuelos por primera vez en la memoria, podría ser un boleto de ida sin vuelta a casa.

Eres un Cub Scout. Juras tu lealtad a la bandera y prometes cumplir con tu deber con Dios y tu país. ¿Pero cuál país? Estados Unidos es el único que has conocido, pero dicen que perteneces a otro lugar. Tu madre se arriesgó a inscribirte en DACA confiando en que el gobierno cumpliría su promesa y no deportaría a un niño de ocho años.

Ahora estás listo para ir a la universidad. Has trabajado duro, de hecho, muy duro para llegar a este punto. No extrañarás los días en que te enredabas entre montones de tarea mientras Mamá limpiaba la casa de otra persona. Si ella hubiera estado allí, sería la primera en admitir que una educación hondureña de sexto grado no puede lidiar con A.P. English. Lograste las calificaciones y mereces cada una de ellas, pero ¿cómo puedes pagar la matrícula de los estudiantes internacionales? Ningún documento significa ninguna ayuda financiera. Por la gracia de Dios, una amable maestra, que siempre te ha cuidado, le pide a algunas amistades que ayuden a financiar una beca. Aun así, cada día te hace preguntarte: ¿Podría yo perderlo todo?

No puedes recordar un momento en que no estabas dando clases de catequesis. Cuando eras un adolescente, ya estabas liderando el equipo de catequistas de la parroquia. Incluso puedes tener una vocación al sacerdocio, pero ¿cómo puedes discernir cuando tu estatus no está definido?

Asistes a una de las universidades más elitistas de los EE. UU. Nunca pronuncias una palabra sobre tu estatus, pero estás segura de que la gente sabe. Estás claro que el español es tu primer idioma, aunque ahora ha pasado a una segunda y distante posición, un pedazito de ti que se desvaneció, junto a la piel de la que te despojaste para encajar aquí. Pilsen está lejos ahora, pero siempre será tu hogar.

Eres una madre y esposa cariñosa. Has plantado raíces y crecido para dar sombra a tus seres queridos. Al igual que casi otros 30,000 Dreamers, trabajas en un sistema de salud agobiado en un momento de gran urgencia. ¿Qué país deportaría a una enfermera en un momento como éste?

¿Qué puedes hacer?

Frustrando el intento de la administración Trump de terminar con DACA, la opinión de la corte 5-4 se basó en el hecho de que la decisión de la administración no estaba respaldada por justificaciones legales sólidas. Como el Presidente de la Corte Suprema, el juez Roberts, dejó claro: “Sólo abordamos si el [Departamento de Seguridad Nacional] cumplió con el requisito procesal de proporcionar una explicación razonada de su acción.”

Si bien la decisión de la corte ciertamente da esperanza a los beneficiarios de DACA, no elimina el limbo en el que se encuentran. Su estatus de residencia aún es temporal, tienen que continuar solicitando DACA regularmente y el poder ejecutivo podría encontrar una alternativa legalmente defendible para finalizar el programa. ¿Cuál es entonces la solución?

En su disidencia de la opinión de la corte, el juez Clarence Thomas observó: “La corte podría haber dejado en claro que la solución que buscan los encuestados debe provenir del poder legislativo.” Los obispos de los Estados Unidos han pedido la aprobación del Dream Act of 2019 (S. 874), que la Cámara de Representantes aprobó en junio pasado. Ahora el Senado tiene el poder de convertirlo en ley.

Hoy nos solidarizamos con los beneficiarios de DACA. Si te identificas con la decisión de venir a este país, insta a nuestros senadores a aprobar el Dream Act of 2019. ¡Póngase en contacto con su senador hoy!

Share Decisión de la Corte Suprema sobre DACA: Esperanza Incierta para los Dreamers

Comments

E-mail Newsletter

Stay connected with The Jesuit Post and be notified of new content and ongoing discussions.