Acoger al Forastero: la Campaña de Hospitalidad

Click here for English.

¿Cómo acogemos al forastero?

Miles de personas que viven en los Estados Unidos no se sienten acogidas en este momento. Los estudiantes de secundaria y universitarios que se benefician de la Ley de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés) enfrentan un futuro incierto en este país. Los refugiados que han huido de desastres naturales y han recibido protección del Estatus de Protección Temporal (TPS) ven que su bienvenida se expira. Se construye un muro.

Esta no es la forma de acoger al forastero. Esta no es la manera de responder al llamado de Dios. Estamos inequívocamente llamados a recibir al forastero.

El Antiguo Testamento destaca esta obligación: “No maltratarás, ni oprimirás a los extranjeros, ya que también ustedes fueron extranjeros en tierra de Egipto” (Éx 22:20). Jesús tampoco deja dudas: “porque yo era forastero y me recibiste” (Mt 25:35)

La enseñaza de la Iglesia nos instruye a “socorrer en sus sufrimientos a los refugiados dispersos por todo el mundo o de ayudar a los migrantes y a sus familias.” Además el Papa Francisco nos dice: “A la globalización del fenómeno migratorio hay que responder con la globalización de la caridad y de la cooperación, para que se humanicen las condiciones de los emigrantes.”

Nuestro sentido de amor y caridad es suficiente para obligarnos a actuar cuando nos encontramos con personas necesitadas. No podemos pensar en los refugiados y los migrantes simplemente como amenazas a nuestro trabajo o estadísticas alarmantes. Tenemos que verlos como las personas que son. Tenemos que conocerlos, colaborar con ellos y escuchar sus historias.

La Virgen María puede ser nuestra guía. Hoy es la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, que celebra la aparición de la Virgen María en el Cerro de Tepeyac en la Ciudad de México como una joven indígena que habló con Juan Diego en su lengua nativa de Náhuatl. Ella se encontró con Juan Diego como él era y así nos ofrece un modelo de encuentro con los demás con dignidad y respeto. Se declaró a Nuestra Señora de Guadalupe como la Patrona de las Américas. Desde entonces, ha sido considerada como una defensora de los migrantes y las poblaciones vulnerables.

Mientras celebramos su fiesta, reflexionemos sobre nuestras naciones vecinas, los refugiados y los migrantes que huyen de sus países de origen y sobre cómo podemos poner en práctica el llamado evangélico de la hospitalidad. Y tomemos medidas.

*****

Al enfrentarnos con los problemas de nuestro mundo, frecuentemente nos sentimos paralizados en la inacción. Incluso cuando sabemos que necesitamos impulsar un cambio, nos quedamos estancados al preguntar: “¿pero cómo?” Cuando se trata del llamado de acoger al forastero y extender la hospitalidad a los refugiados y los migrantes, aquí algunos consejos para ayudarte.

Inspirada en los esfuerzos de otras partes del mundo, la Conferencia Jesuita de Canadá y los EEUU lanzaron la “Campaña de Hospitalidad” a principios de este año. Coordinada por la Red de Solidaridad Ignaciana, esta campaña busca involucrar a las personas a través del encuentro, entendimiento y acción.

Se puede participar en la campaña como escuela, parroquia o individuo. Al participar, se compromete a llevar a cabo al menos tres iniciativas por año. Algunos ejemplos de iniciativas incluyen:

  • Colaborar como voluntario en un albergue para migrantes.
  • Contactar a los Congresistas a favor del Dream Act o para extender el TPS.
  • Participar en una campaña de redes sociales.

Una de esas campañas de redes sociales se lleva a cabo hoy, para la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. Muchos jesuitas, incluyendo el personal y los escritores de The Jesuit Post (TJP), participarán con otros de la Red de Solidaridad Ignaciana para publicar fotos. Busca las fotos en Instagram, Facebook y Twitter bajo la etiqueta #CforH (la Campaña de Hospitalidad).

¿Quieres participar? Usa esta imagen de Guadalupe con el mensaje: “Rezo para que personas que migran sean tratadas con respeto y dignidad.” Toma una foto de ti mismo con otros mostrando la imagen y etiquetalo con #CforH y mándanos saludos @thejesuitpost and @IGsolidarityNET.

*****

La Conferencia de Obispos Católicos de los EEUU (USCCB) junto con sus organizaciones asociadas Catholic Charities USA y Catholic Relief Services (CRS) también han lanzado una iniciativa llamada “Compartiendo el Viaje” (“Share the Journey”). Su sitio web ofrece una variedad de consejos útiles para abordar el tema de la migración. Es un buen sitio para aprender más y tomar medidas.

Si hoy participas en la campaña de redes sociales, también puedes añadir la etiqueta #ShareTheJourney.

*****

Mientras nos acercamos a la Navidad, recordemos la historia de una María embarazada y su esposo José cuando viajaban a Belén. Tocando puerta tras puerta, estaban buscando una bienvenida. Pero nadie los recibió.

Entonces sucedió que nuestro Señor y Salvador nació no en la calidez de un hogar ni la comodidad de una posada, sino en un establo humilde.

Hay un llamado a nuestra puerta. ¿Cómo acogeremos al forastero?

Podemos comenzar abriendo la puerta para conocer a la persona del otro lado. Dejará de ser un extraño. Y si miramos de cerca, veremos el rostro de Jesús en ellos.

Mientras continuamos en esta temporada de Adviento, abramos la puerta, conozcamos al extraño y mostremos nuestra hospitalidad.

Share Acoger al Forastero: la Campaña de Hospitalidad

Comments

E-mail Newsletter

Stay connected with The Jesuit Post and be notified of new content and ongoing discussions.